Casuistica de 1956
CASUISTICA OVNI AÑO 1956 EN ANDALUCIA

Para comunicar información sobre casos contactar a las señas de correo electrónico chiclanamisterios@gmail.com



Referencia 19560901 Jerez (Cádiz) fecha estimada.

OBSERVACION DE UNA ESFERA LUMINOSA SOBRE LAS 20,10 HORAS DEL DIA 1 DE SEPTIEMBRE DE 1956 EN JEREZ DE LA FRONTERA (CADIZ).

Sobre las 20,10 horas del día 1 de septiembre de 1956 numerosas personas vieron cruzar por el cielo de Jerez de la Frontera (Cádiz) una esfera luminosa. Era como un balón de fútbol de color verdoso, circundado por un arco dorado y una larga cola que desprendía explosiones de fuego.
También la observaron en Sevilla. Era como una especie de gran bola luminosa que desprendía fuego verdoso en dirección oeste. Se detuvo unos segundos, dejando escapar una estela de color blanco.
 
A las 20,45 horas se vuelve a observar el mismo fenómeno sobre los cielos de Jerez pero en dirección contraria.
 
Documentación disponible: Catalogo GEIFO, referencia periodística y base de datos de Ángel Rivero (Lo Oculto).
 
Comentarios: En el catalogo GEIFO figura la repetición del suceso a las 20,45 horas como un caso distinto, al entender su autor que se observa en dirección contraria al primero y por tanto no tiene relación el uno con el otro.

 
Entendemos debemos tratar como un único suceso y no descartar la posibilidad de un bólido o meteorito.
 
Referencia 19560900 San Roque (Cádiz) fecha estimada.

OBSERVACION DE UN OBJETO DE FORMA VARIABLE SOBRE LAS 15,30 HORAS DE UN DIA A FINALES DE SEPTIEMBRE DE 1956 EN SAN ROQUE (CADIZ).

La información fue recopilada en su día por García Martín en septiembre de 1.964. El archivo pasó a Eduardo Buelta.
 
Se efectúa la observación, en San Roque, calculándose que el objeto se hallaba encima de Algeciras. Fue a finales de septiembre u octubre de 1.956 a las 15:30 aproximadamente. Lo vieron tres personas, la Sra. Gloria Ibiricu Apellanes, de cuarenta años de edad, auxiliar de telégrafos, su hijo de doce años y un amigo de éste.

 
Se cree fue también advertido por el observatorio de Gibraltar; ya que un avión despegó en el instante que el artefacto desaparecía, dando la sensación de que iba en su persecución.
 
El estado del cielo, en San Roque, Gibraltar y todo el Estrecho, era claro, sin nubes ni niebla. Por la parte de Algeciras había nubarrones negros que rozaban la ciudad. La carretera de Cádiz a Algeciras, brillaba a la luz del sol por estar húmeda ya que hacía poco había llovido.
 
Esta carretera la tomó la observadora como punto de referencia. Desde San Roque y Gibraltar la visibilidad era buena, pero en el punto donde maniobraba el objeto era deficiente, suponiéndose que desde Algeciras, resultaba invisible.
 
El sol estaba enfrente del aparato, por eso el reflejo lo hacía visible a través de las nubes desde San Roque, y se cree que no pudo ser observado en Algeciras.
 
La elevación fue distinta en todo momento, pasó por encima de San Roque y venía por Sierra Carbonera. Al pasar por encima de la plaza de San Roque, el hijo de la referida Sra, se dio cuenta creyendo que era un meteorito y se lo dijo así a su madre. Cuando ésta lo vio estaba ya por encima de Algeciras, donde estuvo una media hora cambiando constantemente de posición. Desapareció hacia el Atlántico aumentando su velocidad y altura.
 
Sólo se vio un objeto, dando la sensación que cambiaba de forma, pero en realidad se cree que el núcleo permanecía siempre con la misma forma y que lo que variaba no era otra cosa que el color y la dirección de los gases que despedía. Fue visible sobre el horizonte poco más de media hora.
 
Hubo un momento y fue antes de esconderse entre las nubes que su forma era parecida al de un cigarro puro; cuando conservaba esta forma no se apreciaban movimientos bruscos y su dirección era siempre la misma; su color era rosa tendiendo a encarnado y uniforme. Después, al penetrar entre las nubes su forma parecía la de una pelota echando gases por su alrededor, resultando difícil ver la separación de los gases del objeto.
 
Su tamaño parecía más reducido que el de un avión, el núcleo no variaba de color pero los gases que despedía sí, estos gases salían de dos partes diametralmente opuestas y se movían de la misma forma que una persona mueve los brazos cuando está nadando.
 
La que vio realizar el fenómeno, da completa libertad para que con este informe se proceda como se estime conveniente, repitiendo varias veces que nos dirijamos al observatorio de Gibraltar, que deben de tener registrado tal suceso y que se pida informes sobre todos aquellos detalles que ella hoy no recuerda, por habérsele olvidado o por no haberlos tenido en cuenta.
 
Aseguró que no pudo ser ningún bólido, aerolito o meteorito, y que no cabe confundirlo con ningún objeto identificado.

Fuente: S. I. Betelgeuse, catalogo GEIFO.




 
Publicidad
 
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=