La verdad de los ovnis invisibles
LA VERDAD DE LOS OVNIS INVISIBLES
(desde mi punto de vista)
 
Por Ángel Rivero
 
(Las fotos a las que se hace referencia se encuentran en la galería)
 
Posiblemente lo que voy a exponerles algunos piensen que es una tontería pero hasta la fecha yo no he visto en ningún sitio a alguien que haya hecho este experimento. Repito, adviértase que digo “YO no he visto”, lo que no quiere decir que entre los millones de terabytes que hay en la red de redes no haya habido nadie que trate de explicar la existencia de esto que les propongo.
 
Y es novedoso hasta para mí porque es la primera vez que junto con ustedes voy a ser testigo de los resultados de estas pruebas, así que si me equivoco todos serán partícipes de mi error y podremos dar juntos por inútil esta teoría de trabajo, pero si los resultados son los que espero pondré sobre el tapete la poca objetividad con la que trabaja mucha gente y lo fácil que puede ser engañar a tantos crédulos.
 
Desde hace ya algunos años vengo viendo en foros, televisiones, revistas y distintos medios de comunicación montones de fotografías en las que personas, en los más diversos lugares, captan con sus cámaras fotográficas extrañas formaciones en los cielos que inmediatamente son asociadas con ovnis. La explicación que suelen dar sus autores es que cuando tomaron la fotografía no vieron nada, por lo que inmediatamente son catalogadas estas formaciones como “ovnis invisibles”.  
 
La verdad es que nunca había prestado mucha atención a este fenómeno y pasaba junto a él un poquillo “de perfil”, hasta que me tocó de cerca. Por mayo de 2007 un amigo de Málaga me hacía llegar dos fotografías y me explicaba que ambas se habían tomado con un segundo de diferencia y que si en la primera fotografía no salía nada en la segunda se apreciaba algo en el cielo. Se trataba de una silueta negra, sin forma bien definida, que había sido captada de forma involuntaria por un fotógrafo, que ni siquiera se había percatado de su existencia.
 
Mi mente me decía que aquello no podía ser. Era imposible que tantas cosas pasasen por delante de tantas personas y ni siquiera las hubieran visto, así que traté de buscarle explicación y con la que di fue suficiente para calmar mi intranquilidad.
 
Desde entonces, la conclusión a la que llegué es la que sigue perdurando en mis creencias: los ovnis invisibles, del tipo que aparece en las imágenes, corresponden a partículas arrastradas por el viento que son captadas fortuitamente por las cámaras. Estas partículas estoy convencido de que deben corresponder a pólenes, semillas o briznas de hierba que pasan a la distancia precisa del objetivo para ser captadas con la suficiente nitidez para que no sean simples “manchas” pero lo suficientemente cercanas para que aparezcan desenfocadas y no pueda conocerse su naturaleza.
 
Por supuesto con esta teoría no pretendo dar explicación a todos los ovnis invisibles pero sí a aquellos en los que se dan ambas circunstancias:
 
-    * El fondo sobre el que aparece el “ovni” siempre es el cielo o cualquier otro fondo más o menos uniforme (montañas lejanas difuminadas por la bruma, nubes, etcétera).
 
-    * Siempre son fotografías diurnas, la mayoría de las veces con sol, aunque esto último no es imprescindible.
 
Estas dos características se han repetido en las fotografías que he analizado pero nunca se me había ocurrido hacer pruebas que tratasen de obtener los resultados que se suelen presentar ante el público como fotos verídicas y que, a fecha de hoy, tampoco han sido desacreditadas por conocidos ufólogos españoles.
 
Ya es hora de que me involucre de una manera más directa y haga públicos los resultados que he obtenido. Les recuerdo a los lectores que a estas alturas del escrito aún no he hecho ninguna prueba y me comprometo a no cambiar ni una coma de lo que haya escrito con anterioridad a este punto.
 
EMPIEZA EL EXPERIMENTO
 
La primera tanda de fotografías ha sido obtenida colocando directamente pequeños objetos sobre el objetivo de la cámara fotográfica, intentando aparentar que algo, de manera accidental, se hubiese pegado temporalmente en el objetivo: foto 1: granos de sal gruesa; foto 2: granos de azúcar; foto 3: arena; foto 4: trozo de la hoja de una planta; foto 5: trozo de estropajo de aluminio. Como se ve, las imágenes salen desenfocadas y los resultados no muestran el efecto deseado.  
 
La segunda tanda de fotografías ha sido realizada con una técnica distinta, procurando imitar las circunstancias que se repiten en todas las fotografías mostradas anteriormente. Para asemejar el fondo del cielo, dado que en éste no pueden “pegarse” cosas para hacer las fotos, he usado una cartulina celeste. Las tomas las he hecho a una distancia de un metro, aproximadamente, y para que el auto foco de la cámara no se centre directamente en ninguna de estas partículas, como ocurre en el caso de las fotografías que nos ocupa y que estamos analizando, he puesto un cenicero para que el microchip de la cámara se centre en él. Se tratan de un grano de sal, una partícula minúscula de hierba, una cabeza de alfiler y un pellizquito de plastilina. Con minúsculos granos de arena también ha funcionado.
 
Como puede comprobarse, una vez obtenidas las imágenes, tanto en sombra como en sol, y ampliadas las distintas zonas en cuestión los resultados obtenidos SI se asemejan bastante a cualquiera de los “ovnis invisibles” que se han podido captar en muchas de las fotografías que no paran de surgir por todos lados, por lo que la teoría que inicialmente les expuse, desde mi punto de vista, podría darse por cierta: los ovnis invisibles no existen y no son más que pequeñas cositas llevadas por el viento que son captadas de manera casual por nuestras cámaras fotográficas.
 
Por descontado que esto es sólo un primer paso, un reto personal, un simple acercamiento al fenómeno que preferiría que alguien con más inventiva y con mejores medios y técnicas repitiera, a fin de corroborar los resultados y quitar del mundillo ufológico tanto ovni invisible que nos está invadiendo.
 
 
Publicidad
 
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=