Tunguska 1908: el sorprendente misterio sin resolver
TUNGUSKA 1908: SORPRENDENTE MISTERIO SIN RESOLVER
Por Angel Rodriguez Alvarez
 
ggeifo@yahoo.com

Aquella mañana del 30 de Junio de 1908, a las 07 horas y 15 minutos, la Tunguska siberiana iba a ser protagonista de uno de los mayores misterios ocurridos durante todo el siglo XX.
De hecho, y ya comenzado el siglo XXI, y pese a los notables esfuerzos por       desentrañar qué diablos pasó en aquél día en esa apartada zona, el misterio continúa, aunque eso sí, con muchas hipótesis en torno al suceso, cada una de las cuales es tan válida o tan inútil como cualquier otra.
Nadie, absolutamente nadie, ni científicos ni investigadores de ningún tipo, han podido desentrañar el misterio. Se está igual o peor que al principio.
No menos de 12 hipótesis, (en realidad hay bastantes más), tratan de explicar qué sucedió, con mayor o menor fortuna. La hipótesis oficial, (la caída de un meteorito), es la que prevalece, evidentemente y como era de esperar,  aunque insisto en que es tan indemostrable y tan válida o tan inútil como cualquier otra.
¿Un meteorito?
Los testigos informan del avistamiento de un objeto de forma cilíndrica, en posición vertical, envuelto en llamas de color azulado, de un extraordinario brillo, casi tan intenso como el brillo del Sol, que después de realizar unas extrañas maniobras explotó y se destruyó, afectando a una amplia zona de unos  2.200 Km. cuadrados de bosque, que quedó totalmente arrasada. Algunos habitantes de la zona murieron, o       quedaron afectados por los efectos radiactivos provocados por el suceso.
Fue la caída del objeto espacial más destructivo de todo el período histórico de la Humanidad.
Dicho objeto fue observado, en sus últimos momentos, por más de mil       especialistas pertenecientes al Observatorio de Irkutsk, cada uno de los cuales pondrían la mano sobre el fuego al afirmar que el objeto, (lo que fuese), realizaba maniobras que indicaban claramente que estaba siendo "pilotado". ¿Pilotado? ¿Un meteorito?
Han pasado muchos años, y aún hoy, después de tanto tiempo, los efectos      devastadores de aquel suceso son claramente visibles y representan un reto       impresionante para quien investiga los hechos.
Fue una época muy movida, socialmente hablando, en la Rusia de aquella época, lo que contribuyó a que al suceso no se le diese la importancia real que tenía. La Primera Guerra Mundial, que comenzó en 1914, la Guerra Civil Rusa, que duró hasta 1922, en la que el imbécil de Stalin fue el protagonista principal, y todos los sucesos que convulsionaron a la sociedad de aquellos días, hicieron que el suceso se olvidase pronto y no se le diese la importancia que realmente tenía. La Tunguska estaba muy       lejos y demasiado aislada del mundo, como para merecer la atención de nadie.
El problema existente no sería tal, si se hubiese hallado un cráter, indicativo claro de la caída de un objeto meteorítico, pero es que, por mucho que se ha buscado, éste no se halla por ninguna parte.
Se ven todos los efectos que realmente provocaría la caída de un objeto de esas características, la devastación que hubiera causado, etc., etc., pero falta lo principal, falta el cuerpo del delito, falta el cráter y los restos de ese supuesto cuerpo espacial.
Una expedición científica italiana cree haber hallado el susodicho cráter, que dicen que se encuentra en el lago Checo, situado a unos 8 kilómetros del epicentro de la citada explosión. Creen que ese lago llena el cráter supuestamente producido por la caída de un fragmento de la roca extraterrestre.
Pero otros científicos niegan esa posibilidad, arguyendo que la vegetación      alrededor de ese cráter, árboles fundamentalmente, de una edad igual o superior a cien años, desmienten esa posibilidad.
¿Qué cayó en la Tunguska Siberiana, a las 0715 horas del 30 de Junio de 1908?
Se habla de un meteorito, un minúsculo agujero negro, un cuerpo de hielo, un trozo de cometa, una porción de antimateria, una nave espacial.
¿Cuál es la verdad del suceso?
El próximo año, 2008, se cumplen cien años del misterio más enrevesado de la Historia de la Humanidad.
De los tunguses, nativos de la zona del desastre, pueblo nómada de origen mogol, sólo se conoce un caso de muerte directa en el momento del gran estallido, un hombre que fue lanzado a doce metros de distancia contra un árbol, rompiéndose un brazo y muriendo dos días después, aunque sí hubo numerosos heridos, con diversidad de fracturas, cortes, contusiones, pérdidas de conocimiento, etc., al salir despedidos por la onda expansiva, que arrastró y lanzó por los aires personas, animales, tiendas, y cuanto encontraba a su paso. Posteriormente hubo más muertos de forma indirecta.
El calor fue intenso en la zona más cercana al epicentro, lo que provocó efectos muy parecidos a los que se producen durante una explosión atómica, como el fundido de metales, y material rocoso vitrificado, (vitrificación  del terreno). Las gentes pensaban que sus ropas se iban a incendiar.
"Mientras estaba cazando, (cuenta Iván Aksenov), fui lanzado al suelo. Quedé inconsciente, como si estuviera muerto".
Hubo alguna persona que estuvo dos días inconsciente.
Los árboles eran abatidos a millares como si fueran simples tallos de paja, y grandes rebaños de renos quedaron carbonizados. El humo de los árboles ardiendo lo inundaba todo.
Una densa y aterradora columna de gases y polvo, como si fuese el cuerpo de un demonio, se elevó hasta 30 kilómetros de altura.
"El dios OGDY, (dios del fuego), en su descontento con nosotros, despedazó el cielo", contaba un nativo, pastor de la zona.
Se habla de una misteriosa lluvia de color negro, lo que nos recuerda, a no ser por el color, a la lluvia radiactiva. La radiactividad aumentó significativamente en el área, y las muertes y mutaciones físicas en los descendientes de los habitantes no dejan lugar a dudas.
El estallido fue horrísono, como un rugido escalofriante, acompañado de un viento muy fuerte, seguido todo de algo parecido a truenos escalonados. La gente pensaba en el fin del mundo. Luego el ruido cesó y el viento se detuvo.
La onda expansiva dio, al menos, dos vueltas al planeta, y en todos los      instrumentos sísmicos de la época se registran ondas sísmicas similares a       las de un terremoto.
Durante varias noches se notó una extraña luminiscencia tanto en Asia como en Europa, con una luminosidad cercana a cien veces superior a lo normal y se notaron cambios en el campo magnético terrestre. Evidentemente estamos hablando de algo muy serio, que si llega a producirse unos años más tarde, durante la Guerra Fría, habría hecho creer a la Unión Soviética que habían sido atacados con armas termonucleares, y habría ocasionado un contraataque, de consecuencias pavorosas para la Humanidad.
Hasta a 600 Km. del punto de la explosión se notaron los efectos con violencia: Animales y personas que rodaban por los suelos, gente que caía de sus embarcaciones al agua, temblores, rotura de vidrios y de vajilla.
Ante las fuertes vibraciones que se notaban en los raíles y vagones, el maquinista del tren Transiberiano optó por detener el convoy para evitar un descarrilamiento, y muchos viajeros se bajaron a observar el fenómeno.
Si el suceso hubiera tenido lugar sobre una gran ciudad, o en las cercanías de varias ciudades, los muertos se hubieran contado por millares. Pero la situación del epicentro se determinó a 62º lN y 101º LE, que es una zona casi despoblada, cerca del río Tunguska, (de ahí el nombre).
Fue apocalíptico, estremecedor, pavoroso. Todo cuanto se diga es poco.
Sin embargo nadie sabe lo que fue, exceptuando las declaraciones de los testigos sobre la esfera o cilindro de fuego azulado, y lo  que hemos señalado y que vuelvo a hacer notar, sobre los científicos del Observatorio de IRKUTSK, que decían que el objeto parecía ser "pilotado".
Me llama la atención que los testigos de la explosión de Tunguska hablen de que "...el cielo se abrió...", "...después el cielo se cerró...", "...el cielo se despedazó...”. ¿A qué se refieren?
Parece, según los estudios realizados por los entendidos, que la explosión se produjo a unos 6.000 metros de altura, y que lo que cayó al suelo, durante varios días, fueron unas extrañas partículas negras, resultado de esa destrucción. Pero destrucción ¿de qué? La extraña lluvia negra que cayó después de la explosión de Tunguska, podría no ser tan extraña si lo que explotó fue un meteorito compuesto de condrito carbonáceo. Esas partículas suelen caer en esos casos.
Desde unos diez días antes, se venían observando cosas curiosas y sin precedentes por su intensidad y su manera de manifestarse. Se trataba de extraños fenómenos ópticos en la atmósfera, y que pudieron ser observados desde Europa, Rusia y Siberia Occidental. Eran nubes plateadas, halos solares largos y crepúsculos brillantes muy intensos. Todo un misterioso y hermoso espectáculo celeste.
Fueron aumentando en intensidad a medida que se acercaba el día del desastre y se vieron durante los dos días posteriores a la citada explosión.
Y llegó el día en que el extraño visitante cruzó el cielo con rumbo  noroeste, en medio de detonaciones o truenos.
No tenía la estela típica de los meteoritos de composición férrica, pero en su lugar se advertían una especie de anillos de colores muy intensos, como un arcoiris. Y después de un fogonazo, explotó. Y se oyeron varios truenos consecutivos.
Minutos después de la explosión el Observatorio de Irkutsk detectó una tormenta electromagnética, que duró unas cuatro horas,  muy similar a las perturbaciones que se producen después de las explosiones nucleares.
Lo más curioso son las declaraciones de un pescador, que nos describe el "cuerpo del objeto", de forma muy extraña para un cuerpo espacial de origen natural. Dice el testigo:
       
"No. Ese no era Dios volando. Realmente era el Diablo. Levanté la cabeza y vi el vuelo del Diablo.
El mismo Diablo era como UN LINGOTE, color claro, con DOS OJOS ADELANTE Y FUEGO POR DETRAS.
Yo tenía miedo. Me cubrí con unos trapos y oré, (no al dios pagano, Le recé a Jesucristo y a la Virgen María). Después de un rato de oración me recuperé. Todo estaba claro. Fue por la tarde que volví allí...
El Diablo iba más rápido de lo que los aviones lo hacen ahora. Mientras volaba iba diciendo: "troo-troo", pero no en voz alta".
Confirma este testimonio, al hablar de la  forma alargada, (al parecer cilíndrica) del misterioso cuerpo espacial, las declaraciones numerosas que sobre esa forma cilíndrica hacen otros testigos.
Lo más curioso son los dos ojos, (¿ventanas?) y el fuego "por detrás".
Dice que iba más rápido que los aviones de ahora. Los cálculos efectuados indican una velocidad de unos 2.500 kilómetros por hora, lo que hace suponer a los estudiosos del tema que no podía ser un meteorito, pues se hallaba en proceso de frenado, aparte de las maniobras que estuvo efectuando antes de explotar.
La hipótesis de una "nave extraterrestre" implicada en la explosión de la Tunguska, parece nacer en el año de 1946, y a ella se adhirieron muchos personajes, entre ellos Alexander Petrovich Kazantsev, escritor de ciencia ficción, y bastantes ufólogos, aunque despertó una fuerte contestación entre quienes son radicalmente escépticos en todo cuanto se refiera a la posibilidad de la visita de supuestos seres extraterrestres.
Algunos se aventuran a decir que no hubo una sino varias naves, y que estuvieron enzarzadas en una batalla, lo que explicaría los diferentes rumbos que declaran los testigos, y las maniobras, así como las diferentes explosiones, hasta terminar todo en una deflagración atómica.
Realmente hay versiones del suceso para todos los gustos, pero ninguna      concluyente hasta el momento.
Cada declaración de los testigos es más esclarecedora que las de los científicos y demás expedicionarios que se acercaron a la zona. Al menos nos permiten saber cómo era el objeto y cómo sucedieron los hechos, cosa que oficialmente, sin embargo, no se ha aclarado en absoluto.
Otra de esas declaraciones es la que sigue a continuación:
       
"Los campesinos vimos pasar un cuerpo celeste, de un color blanco azulado hacia el noroeste, bastante alto sobre el horizonte y muy brillante, tanto que era imposible mirarlo directamente. Parecía un tubo vertical, una especie de cilindro. El cielo estaba despejado y solo se veía una pequeña nube en dirección al objeto.
El tiempo era caluroso y seco.
A medida que el objeto se acercaba al suelo en el bosque, comenzó a difuminarse y a borrarse para convertirse en una gigantesca columna de humo negro. Entonces se oyó un horrísono golpe como si cayeran grandes piedras. Los edificios se sacudieron. Al mismo tiempo la nube emitió llamaradas de fuego mientras los aldeanos daban muestras de pánico y corrían por las calles. Las mujeres gritaban, pensando que había llegado el fin del mundo".
       
La verdad es que una persona puede imaginarse fácilmente la apocalíptica escena, y suponer el pánico que debieron sentir los aldeanos de aquella zona. Debió ser tremendo.
En este relato se habla de una pequeña nube que se dirigía hacia el cilindro.
Posteriormente dice que el citado objeto cilíndrico  se convierte en una columna de humo a medida que se acerca al suelo. Y la "nube" emitió llamaradas de fuego. ¿Está hablando de la nube que se dirigía al objeto?
¿Se refiere ahora como "nube" a  la columna de humo y no a la nube que estaba solitaria en el cielo y parecía dirigirse hacia el cilindro? ¿Cuál de los dos emite llamaradas?
La cosa no está muy clara.
Cuando el cilindro o bola, o lo que fuese, se convierte en humo, lo hace      transformándose en un hongo gigantesco, que se eleva por los aires, forma que, desgraciadamente, se nos hace familiar a partir de las explosiones atómicas que ha llevado a cabo el insensato ser humano en época reciente.
Durante años se pensó en que la población, (los descendientes de los nativos y los animales), fueron afectados por radiación nuclear. Pero el quid de la cuestión es que nadie usaba bombas nucleares aún.
Gennady Plekhanov realizó una de las muchas expediciones a la zona, y los       médicos que le acompañaron pensaron que una epidemia de viruela había afectado a los habitantes de aquella apartada zona, después de la misteriosa explosión.
Sufrían una enfermedad que llenaba sus cuerpos de pústulas, matando a mucha gente y destruyendo a familias enteras.
De todas las hipótesis, la que más se va abriendo paso es la que sugiere la posibilidad de que lo que explotó fue un pequeño cometa, o los restos de alguno no tan pequeño.
Por aquel entonces el 2P/ENCKE, que tiene un ciclo de tan sólo 3,3 años, andaba cerca de la Tierra. Su perihelio había sido el 01 de Mayo de 1908.
Este cometa tiene la mala costumbre de ir desintegrándose, (lo viene haciendo desde hace unos 25.000 a 30.000 años), y un trozo de ese cometa podría ser el objeto de Tunguska. Es otra hipótesis más.
Como he venido diciendo, cualquier hipótesis es tan válida o tan inútil como cualquier otra.
La más "rara" es la que hace referencia a un científico muy conocido, al que le gustaba jugar con la electricidad, y a quien muchos consideran responsable de lo que ocurrió. Me refiero a Nycola Tesla, y sus experimentos mediante los cuales se podía transferir energía electromagnética desde un lugar a otro sin necesidad de tendido alámbrico.
Después de su muerte, el gobierno estadounidense se apropió de todos sus       documentos y proyectos, los cuales siguen clasificados en la actualidad, y entre los que se encuentra todo lo referente al Proyecto HAARP.
¿Podría encontrarse la explicación de lo que ocurrió en la Tunguska Siberiana en alguno de los proyectos experimentales de Nycola Tesla?
Muchos investigadores están absolutamente convencidos de que es así.
¿Por qué una de las hipótesis de la explosión de Tunguska señala a Nicola Tesla como directamente responsable?
Nicola Tesla fue un extraño personaje, incomprendido en su época, aunque a partir de su muerte, y cada vez de manera más clara, comenzó a ser reconocido.
Fue muy excéntrico, lo cual le trajo algunos problemas, sobre todo cuando dio a conocer a los empresarios sus intenciones de conseguir energía eléctrica gratuita para toda la población mundial, lo que evidentemente chocaba con los intereses económicos de esos empresarios.
Desarrolló un sistema de transmisión de energía a grandes distancias sin necesidad de utilizar cables, pero durante sus numerosos experimentos provocó en repetidas ocasiones la voladura de los generadores de las compañías eléctricas, con los apagones en la población y la consiguiente cólera por los daños producidos.
Además la gente se asustaba y denunciaba la aparición sobre el edificio de su laboratorio de misteriosas bolas luminosas. Las lámparas explotaban, de las calles salían chispas cuando los ciudadanos las cruzaban corriendo, y según se comprobó, tales experimentos originaron una sobrecarga de los niveles de magnetismo en los terrenos de Colorado Springs.
Admirado y temido, demostró ser un gran científico, y la pesadilla de Marconi, a quien siempre se adelantaba en sus descubrimientos. Se definía así mismo como un "descubridor de principios científicos", lo cual consideraba él muy superior al ser simplemente un inventor.
Nicola Tesla afirmó en algunas ocasiones que poseía un rayo capaz de crear ondas de frecuencia con las que podía partir el planeta en dos, como si fuese una manzana.
También presentó un proyecto para fabricar un aparato con el cual se podía lanzar un rayo electromagnético. Con él se podrían derribar aviones a 400 kilómetros de distancia.
Era un genio, sí, pero ¿un genio loco? Desde luego parecía peligroso con sus experimentos.
En una carta que envió al Presidente Wilson, habló de su "Rayo de la Muerte". Con él podía destruir grandes extensiones de terreno.
Se consideró responsable de la explosión ocurrida en Tunguska, aunque en este caso el experimento se le fue un poco de las manos, pues lo que pretendía era enviar una señal a su amigo Robert Peary, en su conquista del Polo.
Le dijo que le saludaría "con un destello", pero el rayo cayó en la Tunguska y no un poco más al Oeste de donde se hallaba Peary, como él había deseado.
Tesla envió copia de las características técnicas de su "Rayo de la Muerte" a diferentes países, como a los Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y Rusia.
Pretendía con ello que se mantuviese el "equilibrio" entre todas las potencias, y no se llegase a una confrontación.
Con la destrucción provocada en Tunguska, Nicola Tesla se asustó un poco, `por lo que desarmó su "Rayo de la Muerte", a la espera de que llegasen mejores tiempos, y se pudiese manejar controladamente, y solamente con intereses defensivos, pero ante la inminencia de la Guerra Mundial, ofreció ese arma al gobierno estadounidense.
¿Llegó Nicolás Tesla a tener ese poderoso y temible "Rayo de la Muerte"?.
¿Fue él el causante de la devastación de Tunguska?
Al día siguiente de su muerte, agentes del gobierno estadounidense recogieron todo el material documental sobre los descubrimientos de Tesla, de su laboratorio y se lo llevaron y todavía hoy se mantienen en secreto.
Es una más de las hipótesis existentes sobre las posibles causas de la explosión de Tunguska, pero sin demostración palpable de que cuanto se afirma en ese sentido corresponda a la realidad.
Si la documentación existente sobre los descubrimientos de este hombre se siguen manteniendo custodiados bajo la clasificación de seguridad de "Secreto", veo muy difícil que lleguemos a sacar nada en claro en ese sentido.
Pero sería terrible que un descubrimiento de esa naturaleza fuese real, por el peligro que supondría en las manos de cualquier irresponsable.
Para acabar de embrollar más las cosas, los representantes de la Fundación Estatal "Fenómeno Espacial Tunguska" afirman que han encontrado restos de un artefacto tecnológico extraterrestre, en el transcurso de una expedición realizada recientemente.
No sé en qué se basan para afirmar eso, pero en una conferencia que sobre el asunto han dado en Krasnoyarsk, en el año 1998, han mostrado dos barras de un metal que dicen que se trata de un material procedente del exterior de nuestro planeta, y que encontraron en la zona de la explosión.
Como sucede siempre que se habla de pruebas extraterrestres, éstas no se       presentan con claridad, plenamente certificadas, a la vista de cualquiera que desee realizar cualquier comprobación o estudio sobre ellas.
Todo es muy escurridizo, velado, inalcanzable.
Yuri Labvin es el Presidente de la Fundación y el Director de la última expedición realizada por esa sociedad. Este hombre ha sido siempre un férreo partidario de la hipótesis de que el objeto que explosionó en Tunguska era un OVNI.
Yuri dice que los ocupantes de esta nave espacial habrían realizado una operación para interceptar un cuerpo espacial que se dirigía con rumbo de colisión con nuestro planeta, y que posiblemente iba a originar una catástrofe de consecuencias incalculables y en el transcurso de esa operación sufrieron algún tipo de percance que les obligó a intentar un aterrizaje forzoso, con el resultado de la explosión ocurrida en el área de Tunguska con la consiguiente destrucción de la nave y de sus tripulantes.
¿Trataron de hacer de "tractor espacial"?. ¿Destruyeron el cuerpo espacial y los restos les alcanzaron mortalmente?
La Agencia Interfaz comenta que las pruebas halladas y los resultados de la expedición, que demuestran que el objeto era una nave, serán dados a conocer en el 2008, coincidiendo con el centenario del suceso.
Yo me declaro escéptico en cuanto a eso. No creo que volvamos a saber nada más sobre el asunto.
Lo que sí está claro es que los ufólogos mostrarán ahora mayor interés en el evento.
Nunca se sabrá qué ocurrió en 1908 en la Tunguska Siberiana. Cada uno/a arrimará el ascua a su sardina, y tratará de hacer valer su hipótesis.
Lo que sí es necesario es que estemos vigilantes sobre los cuerpos espaciales que vagan errantes por el espacio estelar, muchos de los cuales cruzan repetidas veces la órbita de nuestro planeta, y cuyo número es incalculable.
La explosión de Tunguska, la mayor ocurrida en tiempos históricos en nuestro mundo, puede volver a ocurrir. Incluso podría tratarse de algún cuerpo espacial de proporciones gigantescas, mucho mayor que el de 1908, de cuya existencia no tengamos ni idea, pero que en cualquier ocasión puede aparecer y poner fin a la historia de nuestro mundo.
Tal vez alguien sepa la verdad de lo que sucedió. Es muy posible que los       organismos estatales lo sepan y no deseen darlo a conocer, lo cual sólo sería lógico si la citada explosión no tuvo un origen natural.
El misterio continúa. Tal vez sea mejor así.
 
Publicidad
 
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=