Las supuestas apariciones marianas
      

LAS SUPUESTAS APARICIONES MARIANAS.
Por Angel Rodriguez Alvarez.
ggeifo@yahoo.com

Desde 1914 hasta 1918, una espantosa guerra asoló Europa, provocando miles y miles de muertos y heridos. Esta guerra fué el preludio de una conflagración aún mayor, que sería conocida, unos años más tarde, como la 2ª Guerra Mundial, siendo ambas el intento fallido, por el momento, por establecer un Nuevo Orden Mundial.
La sociedad portuguesa de esos años era una sociedad muy atrasada, con grandes problemas económicos y con un ínice de analfabetismo muy elevado. La religiosidad estaba muy  arraigada entre las gentes, como ocurre cuando no se espera nada de esta vida, y se depositan las esperanzas en que haya otra mejor, o se busca que una intervención divina, que nunca sucede, acabe con ese estado de injusticia y abandono social.
En 1917 se implanta la revolución bolchevique en Rusia, liderada por Lenin, y el comunismo, llamado la “dictadura del proletariado” comienza a extenderse por algunos países, aunque Lenin prefiere que esta “religión obrera” se haga fuerte en un solo país.
Con una Europa convulsa entre la Guerra Mundial, la miseria, la incultura, la Guerra Civil en Rusia que duró hasta 1922, la Iglesia Católica veía mermar su poder y el control sobre esa sociedad.
Había que hacer algo pronto, que aglutinase a todas las ovejas bajo el cayado del único pastor aceptable, el Papa de Roma.
Y una de las formas de “enganche” que la Iglesia tiene para servir a sus propósitos son las “apariciones marianas”. Pero, ¿qué son las apariciones marianas?.
Hemos dicho muchas veces que la Historia ha sido manipulada en numerosas ocasiones, y que lo que se nos cuenta debe ser tomado con prevención, teniendo siempre presente que tanto política como religiosamente la opinión pública, el pueblo, es engañado para servir a intereses determinados que permitan llevar a esa sociedad por el camino que les interesa a esos poderes manipuladores.
Uno de los campos donde más se lleva a cabo estos fraudes y se explota la credulidad de las gentes es en lo que se ha dado en llamar “apariciones marianas”, donde supuestamente la Virgen María se aparece subida en los árboles u oculta en cuevas o grutas para dar unos mensajes repetidos mil veces, y cuyo lenguaje y contenido resulta sospechosamente parecido al que se utiliza por parte de los clérigos pertenecientes a la Iglesia Católica.
Se puede decir que la práctica totalidad de las apariciones llamadas marianas son un fraude, o corresponden a las impresiones recibidas por personas mentalmente enfermas. Sólo en contadas ocasiones existe una aparición de “algo” que puede darse a conocer como una entidad de carácter religioso, pero que en realidad oculta un fenómeno mucho más complejo y cuyos objetivos no están nada claros.
Uno de estos sucesos “milagrosos” ocurrió en Portugal, allá por el año de 1917.
En ese año, entre los meses de Mayo a Octubre, tres pastorcillos portugueses fueron protagonistas de un suceso que trascendería hasta el ámbito internacional. Los nombres de los pequeños protagonistas eran Lucía dos Santos, Jacinto y Francisca Marto.
Eran tres niños pobres, incultos y con fuertes sentimientos religiosos.
En la localidad de Fátima, supuestamente la Virgen María se apareció a esos tres pastores, (hasta 6 veces), y convirtió a ese lugar en el centro de una peregrinación para creyentes y curiosos de todo el mundo.
Según cuentan las crónicas, en la última de las apariciones, el Sol llegó a “danzar” ante el asombro de los numerosos testigos que asistían al prodigio.
Sin embargo, todos sabemos que el Sol no puede danzar. No puede moverse, pues si lo hiciese, por pequeño que fuese ese movimiento, provocaría la destrucción del Sistema Solar.
¿Qué fué entonces lo que bailó en Fátima?. ¿Algún fenómeno de naturaleza meteorológica, poco convencional?.
¿Tal vez lo que entendemos hoy como un avistamiento de un OVNI?
El día 13 de Mayo de 1917 los tres niños se encontraban cuidando de su ganado en esa localidad portuguesa. Según cuentan, en un momento dado vieron algo que comparan con un relámpago, y la mayor de los tres niños, Lucía dos Santos, les dijo a los otros dos, primos suyos, Francisco y Jacinta Marto que ante el mal tiempo que se avecinaba, lo mejor sería quitarse de enmedio y regresar a sus casas.
Fue en ese momento cuando vieron sobre un árbol la figura de una mujer vestida de blanco, “más brillante que el mismo Sol”.
La dama de la aparición les dijo que era “una señora de los cielos”, y los citó en el mismo lugar para el día 13 del siguiente mes.
Los pastorcillos cumplieron con esa cita, y la señora volvió a citarlos para el siguiente día 13 en Cova de Iria.
Como dato curioso, señalar que el 13 de Mayo, fecha de la primera aparición, es la fiesta dedicada a Fátima, la hija de Mahoma, de quien toma el nombre esa localidad.
Fátima viene de fata, que significa mujer joven.
En la aparición para Julio, la misteriosa mujer les haría unas revelaciones, que con el tiempo se convirtieron en los famosos “secretos de Fátima”, y fué en esta aparición cuando la señora les pidió a los niños que siguieran acudiendo todos los días 13, hasta el mes de Octubre, en el cual les revelaría quién era élla, y qué pretendía de éllos.
Dado que la gente se burlaba de lo que los niños decían sobre las apariciones, sobre todo por parte de los republicanos que en aquellos días mostraban un comportamiento altamente anticlerical, hartos de los privilegios de la Iglesia Católica y deseosos de que se llevase a rajatabla la separación Iglesia–Estado, la señora se propuso llevar a cabo un hecho extraordinario, que pudiera ser presenciado por todos y que actuase de certificación de veracidad de cuanto estaba ocurriendo. Así pues, iba a hacer un “milagro”.
Hubo sin embargo un problema con la cita del 13 de Agosto, pues las criaturas fueron encarceladas por un idiota que era entonces el Administrador de Vila Nova de Ourem, un tal Artur de Oliveira Santos, que por lo visto no tenía nada mejor que hacer. Se había empeñado en que los niños le confiasen “el secreto”.
Así pues, la cita del mes de Agosto tuvo que ser retrasada hasta el día 15, cuando el Administrador los dejó en libertad.
Esta aparición no tuvo lugar en el sitio habitual, sino en un lugar de nombre Valinhos.
Poco a poco, la noticia se fue expandiendo, y todos hablaban de que quien se aparecía a los pastores era la Virgen María. El por qué pensaban éso se entiende situándonos en el lugar y en el tiempo de estos sucesos.
El número de curiosos y creyentes aumentaba progresivamente, pero como ocurre siempre con este tipo de apariciones, sólo los tres niños podían ver a la señora. El resto de personas no podían ver nada.
70.000 personas se hallaban reunidas en el lugar de las apariciones cuando llegó el 13 de Octubre, día en que la “señora de los cielos” había prometido el “milagro” o algo similar.
En el día fijado, una procesión de curas y monjas, que ya habían tomado el control del asunto, flanqueban a los tres niños, escoltándolos hasta el lugar de las apariciones, donde la señora se presentó, como siempre, ante los pastorcillos, y dijo que era la Señora del Rosario. ¿Lo dijo élla o lo dice la Iglesia?.
La supuesta Virgen María les anunció que la 1ª Guerra Mundial iba a acabar, y que los soldados regresarían a sus casas. Lucía intercedió por los  enfermos que se amontonaban en Cova de Iría, y la señora contestó algo que me deja sorprendido, y que me hace sospechar que todos estos comunicados son invenciones o están manipulados por la Iglesia.
¿Qué fué, entonces, lo que contestó la supuesta “Virgen”?. Pues nada más y nada menos que SOLO CURARÍA A AQUELLOS QUE HUBIESEN PEDIDO PERDON POR SUS PECADOS.
Extraña y vengativa esta Virgen María, ¿no?. Debería tener misericordia de todos, no sólo a los de su “partido”. Esa sería la forma de actuar que se espera de la Iglesia, pero no de una persona buena y misericordiosa, como se supone que debería ser la Virgen, por éso creo que todos esos mensajes o comunicados han sido manipulados o inventados por la Iglesia, dado que tienen un fuerte componente clerical.
La señora les pidió que construyesen una capilla en aquel lugar, y a partir de ese momento, comenzó el “milagro” prometido.
Una nube misteriosa apareció, viniendo de España, o sea del Este, y se colocó en la vertical del Sol.
El cielo se abrió, y el Sol comenzó a moverse rápidamente, de manera vertiginosa, provocando el espanto entre la multitud.
La cantidad y la calidad de los testigos es muy importante, pues entre los presentes había de todo, desde los más creyentes hasta los escépticos más acérrimos, y desde analfabetos hasta intelectuales.
El Sol parecía ser un disco plateado, que no cegaba a los testigos, y cuyos movimientos desafiaban todas las leyes físicas conocidas.
Es de una importancia extraordinaria la descripción que hace del fenómeno el  Dr. Almeida Garrett, profesor de la Facultad de Ciencias de Coimbra,  quien quería observar todo cuanto acontecía sin que fuese contaminada esa observación por ningún tipo de emoción, por lo que se buscó un alto en el terreno para verlo todo con detalle, ayudado por unos binoculares.
Al ver a la multitud exclamar y mirar hacia lo que creían era el Sol, el Dr. Garrett dirigió su mirada hacia el mismo lugar.
“No era algo esférico, como la luna, - comenta Garrett - , ni tenía el mismo color, ni los mismos claroscuros. Parecía ser de una materia pulida”.
Según el profesor, el “Sol” se mantuvo así durante diez minutos, pero en dos ocasiones lanzó unos rayos fulgurantes, que obligaron a la gente a apartar la vista.
El color del paisaje se volvió violeta, para cambiar, más tarde, al color amarillo.
Pero lo más sorprendente es que el supuesto Sol comenzó a girar sobre sí mismo, a velocidad de vértigo, y se “desprendió” de la bóveda celeste, abalanzándose sobre la multitud espantada, que creía que el astro rey se le venía encima. Llegó a descender hasta unos treinta metros cerca del suelo.
Está claro que el objeto que tenía color plateado, que no era perfectamente esférico, que era de un material muy pulido, que gira a toda velocidad y se lanza hacia el suelo, sobre los testigos, a unos treinta metros de ese suelo no podía ser bajo ningún concepto, el Sol, y es absolutamente incomprensible que todavía haya quien mantenga esa explicación que es absurda desde cualquier punto de vista.
El Director del Observatório Astronómico de Lisboa declaró a la Prensa la imposibilidad de que se tratase del Sol. Algo así hubiera sido detectado por todos los observatorios, y el Sistema Solar habría sido destruído.
No fué un fenómeno natural. Entonces, ¿qué fué el objeto plateado, que giraba y giraba y que descendió a toda velocidad sobre los atemorizados testigos?. Esa es la cuestión.
Mientras no se demuestre otra cosa, está claro que lo ocurrido en Fátima debe ser catalogado como el avistamiento de un OVNI, un objeto volante no identificado.
Este avistamiento fué de grandes proporciones, y avistado en unos 40 kilómetros a la redonda y por un número de testigos enorme.
Dentro y fuera de la Iglesia, muchas personas niegan que lo que ocurrió en Fátima tenga nada que ver con la Virgen María, incluyendo científicos, clérigos y, por supuesto, ufólogos.
El sacerdote de la parroquia, que recogió en documentos escritos las declaraciones de los testigos, acabó marchándose de la aldea, por no estar de acuerdo con que las apariciones tuvieran nada que ver con la Virgen María.
En las descripciones sobre la señora se detalla que medía tan sólo un metro de estatura, y que vestía una extraña vestimenta blanca y dorada, como de tela “acolchada”, que no le llegaba a los pies.
Llevaba una capa blanca y sujetaba una esfera luminosa a la altura del pecho, que los  creyentes identifican con “el corazón de María”.
Hablaba “sin mover los labios”, y se desplazaba sin mover los pies.
Bajaba hasta el lugar de la aparición por “una rampa luminosa” que partía de una esfera o globo, también llamado el “aeroplano de nuestra señora”, que después de que la dama hubiese descendido retraía esa rampa y permanecía en las inmediaciones del lugar donde se encontraba la aparición. A la hora de marcharse, la rampa recogía a la señora y una vez en el interior de la esfera, ésta se elevaba y desaparecía en el cielo.
Curioso ésto de la rampa, ¿verdad?. ¿Se trataba de un haz de luz coherente, como en miles de avistamientos de OVNI,s?. Eso parece.
Los haces de luz coherente son unas proyecciones de luz, que se han observado en numerosas ocasiones partir de un objeto volante no identificado hacia el suelo, o incluso hacia los testigos.
Se llaman haces de luz coherente, porque esa luz, esa proyección, parece una luz “sólida”, como tubos de una luz que no se expande, y que tiene unos bordes muy definidos. Como símil podíamos poner el haz de luz de un aparato láser.
Parece que en esta fenomenología los ovnis emplean esta luz coherente para buscar cosas en el terreno, y como medio de transportar cosas sólidas hacia el OVNI. Ese mismo tipo de luz parece ser el que conformaba la rampa por la que descendía la señora del cielo, fuese quien fuese.
En lo que se refiere a “hablar de manera telepática”, sin producir sonidos ni mover los labios es algo común en la casuística ufológica.
Una señora llamada Carolina Carreira, hija de la que se encargó de la construcción de la capilla de Fátima, María Carreira, afirmó haberse encontrado con “un niño de unos 9 ó 10 años, que se comunicaba con élla sin mover los labios, como si se comunicase con su interior”. ¿Telepatía?.
Muchas coincidencias con las declaraciones de los testigos de avistamientos OVNI,s. Demasiadas.
Entre los testimonios recogidos por aquellos días figuran declaraciones de avistamientos de esferas de diferentes tamaños, ocurridos en los días inmediatamente anteriores a la aparición de ese día. Pero ya en 1915 los pastores fueron “preparados” para estos hechos, con la presencia de objetos y seres, confundidos con ángeles, que les daban extrañas bebidas y alimentos, (que se interpretaban como la comunión), que los dejaban como en trance. Otros niños y adultos pudieron ver a estos misteriosos seres, en esos años anteriores a 1917.
En cuanto a la “Danza del Sol”, unos testigos afirman que fué realmente el Sol quien danzó en Cova de Iria, pero otros dicen que fue un objeto como de vidrio, o metálico, que se interpuso entre el Sol y los testigos, afirmación que me parece más racional.
Finalmente el Sol se puso “transparente”, y dentro del disco se observaron tres seres, que los creyentes, en su obsesión por darle a estos sucesos un carácter religioso, interpretan como la Sagrada Familia.
Como uno de los seres extendió el brazo, seguramente saludando a la multitud, fué interpretado como “una bendición de San José”.
En la zona por donde pasó en vuelo rasante el disco, (¿el Sol en vuelo rasante?), las ropas de los testigos mojadas por la lluvia se secaron, y pequeñas afecciones se curaron, (gripes, algún tumor, etc), lo que coincide con los relatos de otros avistamientos.
Ha habido, por parte de la Iglesia, una gran manipulación del fenómeno acaecido en Fátima en 1917, manipulación que continúa en la actualidad.
Se retocaron las declaraciones escritas, y algunas de esas descripciones que se consideraban “inconvenientes” se hicieron desaparecer por las autoridades de la Iglesia, que se adueñaron de este “avistamiento” y lo utilizaron y utilizan para sus fines religiosos, inventándose los “secretos”.
Son numerosas las apariciones marianas, o atribuidas a la Virgen, pero se puede decir que, salvo aquéllas que son una mera invención, como los sucesos ocurridos en El Palmar de Troya, que constituyen un fraude, pueden ser asimiladas casi en su totalidad como cualquier otro avistamiento OVNI, dentro de la casuística existente sobre esta fenomenología.
El carácter religioso se lo da la gente, deseosa de vivir hechos sobrenaturales maravillosos que les afiancen en su fé, y en ocasiones, sobre todo en la Antigüedad, los mismos seres protagonistas de esos avistamientos se hacen pasar por dioses o ángeles, para poder controlar con facilidad a los testigos que desean utilizar para sus fines.
Puedo entender que en la Antigüedad, de existir esos seres tomados por dioses y que de vez en cuando tomaban contacto con la Humanidad, estuviesen dirigiendo a esa Humanidad hacia una evolución social determinada, a través de obligarles a un determinado comportamiento, entendido ya sea como normas sociales o como creencias religiosas, que en definitiva suelen ser lo mismo, con diferentes aderezos. Lo que ya me llama la atención es que en la actualidad, en Fátima y otros lugares, se siga empleando la misma táctica, es decir, tratando de continuar con ese “encarrilamiento”, con ese control, aunque sigo dudando que los mensajes de la tal señora celestial, (celestial por venir de lo alto, claro), tengan algo que ver con élla. Claro que de existir seres extraterrestres y que éstos estuviesen visitando nuestro mundo con cualquier objetivo que se nos escapa, encontrarían un aliado excepcional para hacer con la gente lo que les pareciese: Explotar su instinto de adoración, sus creencias religiosas, haciéndose pasar por entidades de esa naturaleza, dioses o ángeles, o la “Virgen María”.
Hoy día es muy fácil simular una aparición, religiosa o no, mediante proyecciones de hologramas, por lo que la cosa se complica.
Como ejemplo tenemos el caso ocurrido en abril de 1982, en la Bahía de la Habana, donde todo el mundo pudo observar en el cielo la imagen de la Virgen María, sonriente, con los brazos extendidos hacia abajo. La imagen desapareció rápidamente. Era una imagen holográfica, proyectada desde un submarino estadounidense.
Supongo que muchos avistamientos de objetos también son creados mediante esa forma, tal vez para seguir con las maniobras de desinformación, ocultación o engaño, a las que se nos tiene acostumbrados.
Me da miedo pensar lo fácil que es manipular a la opinión pública.
Como consecuencia de las apariciones de Fátima, los niños tuvieron         un cambio en su personalidad que yo, personalmente, considero negativo.
Siempre he sentido lástima, compasión, por esos niños que pertenecen a         determinadas sectas o creencias de naturaleza religiosa. En principio,         todo creyente me da miedo, pero  los niños, obligados por los adultos,         me dan pena.
A los niños de algunas sectas o cultos religiosos se les ve con su         chaqueta, su corbata, y su cartera, como si fueran ejecutivos         miniaturizados, alejados de los juegos en sus colegios, aprovechando su         recreo para leer y releer la Biblia, que puede ser cualquier cosa, menos         la palabra de Dios. Dejan de ser niños y se convierten, por obra y         gracia de sus progenitores, en pequeños alienados. La Religión, cuando         no se razona, se convierte en el opio del Pueblo.
Los niños de Fátima dejaron sus juegos. Con un cordel idearon tres         cilicios muy rudimentarios que les procuraban dolores físicos bastante         intensos, pero que les hacían sentirse felices, dentro de su paroxismo.
Ayunaban, oraban, y hacían penitencia de manera contínua, para la         conversión de los pecadores. Es decir, justo lo que nunca debe hacer un         niño.
En ésto también veo la mano de la Iglesia, pues estas aberraciones son         propias de creyentes humanos y muy humanos, nada celestiales.
Se dice que la "Virgen" les pidió que abandonasen el cilicio.
Los dos niños más pequeños murieron pronto, y la mayor, Lucía, ingresó         en un convento.
Bien, pero ¿y los secretos?.
Del primero se dice que fué la visión del Infierno, con todos sus         horrores.
¿Infierno?. No creo que el ser humano tenga capacidad de cometer actos         que tengan trascendencia eterna, y por tanto puedan tener castigos         eternos. No creo que exista algo como el Infierno, pero en el caso de         que así fuese no pienso que fuese buena idea enseñar algo tan horrible a         unos niños.
Del segundo se dice que fué el anuncio de la Segunda Guerra Mundial y la         difusión del comunismo. La Guerra Mundial vendría precedida por un gran        signo en el cielo: Una luz misteriosa.
Efectivamente, la noche del 24 al 25 de Enero de 1938, se vió en todas         partes un cielo rojo con resplandores blancos, que se dijo que era una         aurora boreal.
No es normal que una aurora boreal se vea en las latitudes donde se hizo         visible, pero ese fenómeno no es algo tan significativo como para poder         ser interpretada como una señal del cielo para indicar el inicio de una         desgracia de la magnitud de la de la 2ª Guerra Mundial.
Del tercero se afirma que fué el anuncio del atentado que iba a sufrir         el Papa Juan Pablo II a manos del turco Alí Agca, pero no creo que se         tratatase de éso.
En realidad tengo dudas de que los secretos de Fátima, (o el secreto en         tres partes), tengan nada que ver con las conversaciones que tuvieron         los pastores portugueses con la dama que se apareció en Cova de Iria.
Más bien es de suponer que lo sucedido fué un avistamiento OVNI,         observado por numerosos testigos, con un posible contacto de un         tripulante del OVNI con tres niños, y que de todo el asunto se adueñó la         Iglesia Católica, convirtiendo el avistamiento en una aparición de         carácter milagroso, útil a sus fines, manipulando y manejando a su         antojo a los pequeños testigos.
Tampoco hay que descartar la posibilidad de percepciones místicas de         carácter interno, desencadenadas por la presencia de un objeto físico, y         su interacción con los seres humanos, que ya eran de por sí bastante         creyentes en cuestiones religiosas, confundiéndose ambas cosas en una         sola. No olvidemos que sólo los niños veían a la supuesta Virgen, aunque         el "milagro" de la "danza del Sol" sí fué advertida por una gran         multitud.
Y por último, el hecho posible de que determinadas entidades         supuestamente extraterrestres se aprovechen de ese instinto de adoración         que posee la raza humana y que los hace fácilmente controlables y         manipulables, presentándose como entidades de carácter espiritual.
Solamente nos queda esperar que algún día el ser humano aprenda a         caminar por sí mismo, sin esperar nada de ningún dios o diosa, ni         ángeles, ni nada que se le parezca, y aprenda de una vez que sus         problemas sólo puede resolverlos el ser humano, y que nadie,         absolutamente nadie vendrá a sacarle las castañas del fuego.
Aprendamos a ser dioses sin Dios.
        
LA VIRGEN DE GUADALUPE.         
Uno de los casos más enigmáticos de apariciones marianas lo constituye       el caso de la Virgen de Guadalupe. Es una historia muy hermosa y tierna.
Su protagonista un indio llamado Juan Diego.
Juan Diego era natural de una localidad llamada Cuautitlán. Era al       principio del mes de Diciembre, del año de 1531 en la madrugada de un       sábado cuando ocurrió un hecho considerado hasta ahora como milagroso,       sobrenatural.
Estaba ya amaneciendo, cuando pasaba junto a un cerro y oyó cantar a un       grupo de pájaros. Luego se hizo el silencio, y pareció que del cerro mismo       se respondiese a ese canto de los pájaros con un canto suave y       tremendamente agradable. Era como un canto celestial, hasta el punto que       Juan Diego pensó que estaba soñando.
Después se hizo el silencio total. Alguien pronunció su nombre:
"Juanito. Juan Dieguito".
El indio se acercó sin miedo al lugar de donde procedía la voz que le       llamaba desde lo alto del pequeño cerro. Y allí se encontró con una señora       que se encontraba de pie sobre ese lugar y que le dijo que se acercara.
Al igual que ocurrió posteriormente en Fátima, su vestimenta brillaba como el Sol.
A su alrededor la tierra tenía colores como los del Arco Iris, y todo       brillaba como si se tratase de piedras preciosas de hermosas       tonalidades.
Estaba claro que la señora conocía el nombre del indio, pues lo       pronunciaba cuando le hablaba.
"¿A dónde vas, Juanito, el más pequeño de mis hijos?".
Juan Diego le contestó que iba a Tlatilolco, para cumplir con los rituales       y enseñanzas propios de la Religión.
Y la señora se identificó. Le dijo a Juan Diego que élla era la Virgen       María, madre de  Dios. Pidió, como sucede en todos los lugares de       apariciones marianas, que se erigiese allí mismo un templo en su honor       para que todos pudieran rendirle culto en él.
Y le ordenó que hablase con el Obispo de esa aparición, y de sus deseos.
Así que, Juan Diego se encaminó al Palacio del Obispo, con la intención de
transmitirle el mensaje de la Virgen.
Cuando el Obispo oyó el relato de Juan Diego, no pareció tomarlo en serio,      y lo citó  para otra ocasión en que tuviese más tiempo para escucharlo con       más detenimiento.
Juan se marchó, muy triste por no haber podido cumplir con su misión, al       no lograr que el prelado creyese en su historia y volvió al cerro, donde       la señora le estaba esperando.
El indio contó a la mujer su fracaso en la misión encomendada, y la señora       le encargó que volviese a ver al Obispo al día siguiente.
Así que, bastante desanimado, al día siguiente domingo, después de       asistir a los oficios religiosos, sobre las diez de la mañana, fué a repetir suerte con el Obispo.
Este le interrogó larga y detenidamente, y siguió sin dar crédito a los       hechos relatados por el indio, por lo que pidió alguna señal que       confirmase cuanto decía.
Cuando Juan Diego salió, mandó que le siguieran para ver a dónde iba y con quién hablaba.
Pero los que le seguían le perdieron de vista, y por mucho que lo       intentaron no pudieron dar con él, por lo que regresaron muy enfadados y       resentidos, hablándole al Obispo para predisponerlo contra Juan,       diciéndole que todo era mentira y que el indio le engañaba.
La Virgen citó a Juan Diego para el día siguiente, con objeto de darle la       señal que el obispo reclamaba.
El lunes Juan no fué a ver a la señora, pero encontró en su casa a su tío       gravemente enfermo, pareciendo que iba a morir. Salió pues a buscar a un       sacerdote, siendo ya martes de madrugada.
Dió una vuelta, rodeando el cerro, pues no quería encontrarse con la       señora y que ésta le enviase de nuevo a ver al clérigo, después de todo       cuanto había pasado. Pero élla bajó del cerro y le salió al encuentro.
"¿A dónde vas, hijo mío, el más pequeño?".
Juan, avergonzado de su comportamiento, le contó el estado de gravedad en
que se encontraba su tío y que iba a buscar un sacerdote. Después prometió       que volvería para llevar su mensaje.
La Virgen le consoló y le dijo que no se preocupase, que élla curaría a su       tío, lo que así sucedió.
Le pidió que subiera al pequeño cerro donde se le había aparecido por       primera vez, y que cogiera un manojo de flores y se las trajese.
Lo hizo así, pero se quedó asombrado al descubrir el número tan alto y la       variedad de flores que había en el lugar, dnde generalmente sólo había       hierbajos y cardos. Además estaban fuera de fecha, y hacía mucho frío, con
heladas nocturnas. ¿De dónde habían salido esas flores?.
Se las llevó a a la señora, que las recogió en su regazo. Le dijo al indio       que esas flores debía llevarlas al Obispo como prueba y señal de que todo       era cierto.
Así lo hizo Juan Diego, dirigiéndose al Palacio del Obispo con las flores,       muy ilusionado.
Los criados no querían dejarlo pasar. Lo hicieron esperar largo tiempo       y más tarde quisieron ver qué era lo que traía el indio para el Obispo.
Quedaron muy asombrados al ver la cantidad, variedad y hermosura de las       flores.
Pero cuando intentaban cogerlas no podían, pues se convertían en flores       pintadas o cosidas en la manta.
Advertido el Obispo, le hizo pasar y Juan entró, se humilló delante de él       y repitió su mensaje.
Después abrió el manto para ofrecer las flores, las cuales se esparcieron       por el suelo, dejando ver en la manta o poncho del indio la imagen de la       Virgen.
Esa es la imagen que se guarda hoy en el templo de Tepeyacac, llamado       Guadalupe.
Todos se arrodillaron ante el prodigio, incluído el Obispo, el cual, con       lágrimas en los ojos, pidió perdón por sus dudas.
Cuando Juan Diego fué a ver a su tío lo encontró totalmente restablecido,       y le comentó que él también había visto a la Virgen, que tenía las mismas       características que relataba Juan.
La imagen, desde entonces, ha causado admiración a quienes la han       estudiado.
Investigadores y científicos que han inspeccionado esa imagen dicen que se
ven en los ojos de la Virgen las figuras de seres humanos en el lugar       exacto donde se reflejarían en un ojo real. Para poder ver esas figuras ha       habido que ampliar la imagen de la córnea del ojo dos mil quinientas veces. ¿Quién pudo pintar algo así?.
Las pinturas no serían de naturaleza vegetal, animal ni mineral, lo cual       es inexplicable.
No se conoce la técnica empleada para pintar el poncho o manta, la cual se       conserva sin descomponerse después de más de 470 años, cuando el material del que está elaborada, (una fibra de ayate mexicano), se corrompe al cabo de 20 años.
Sin embargo existe una controversia sobre este tema, que desató, en su       día, grandes pasiones. Según algunos especialistas e investigadores, todo       lo relacionado con la Virgen de Guadalupe es una invención de la Iglesia,       orientada a atraer a los indios mexicanos, y a hacer desaparecer las       diosas y dioses aztecas a cambio de esta "diosa" católica. Tanto la       aparición, como la propia existencia del indio Juan Diego sería una       leyenda.
En lo que se refiere al manto de Juan Diego, donde "apareció" la imagen de
la Virgen, en realidad no sería una pintura, sino tres pinturas, una de las cuales está firmada y fechada. La imagen estaría basada en la Virgen de Guadalupe que se encuentra en Extremadura, en España.
Luego no habría nada de sobrenatural en toda esta historia, e incluso el       abad de la basílica de Guadalupe, Guillermo Schuleburg, llegó a afirmar       que todo era una invención, lo que provocó las iras de muchos fieles, que       se manifestaron contra él y llenaron la basílica de pintadas de protesta.
Los detractores de las apariciones trataron de impedir que se beatificase       a Juan Diego, dada su, para éllos, inexistencia, pero el Papa Juan Pablo       II, defensor de las apariciones marianas, lo beatificó en el año de 1990.
¿Es una historia real?. ¿Es una invención, dentro del proceso de cristianización del Nuevo Mundo?.
En el caso de la Virgen de Guadalupe creo que se forzó un sincretismo       religioso por parte de las autoridades eclesiásticas españolas. No debemos       olvidar que la cristianización de los aztecas no iba a ser fácil, y había       que idear la forma de ir cambiando, sin destruirlas traumáticamente, sus       creencias y sus ritos.
El lugar donde se sitúa la aparición de la Virgen de Guadalupe no es un       lugar cualquiera, sino que se trata de un lugar donde los indios venían a       rendir culto a la diosa Tonantzin, que forma parte inseparable, (la parte       femenina) de Quetzalcóatl, la Serpiente Emplumada.
Tonantzin, "nuestra madre", debía ser sustituida de manera no traumática       por la Virgen de Guadalupe, "nuestra madre". Más que sustituída, fundida       con élla.
El color verde-azul que encontramos en el manto que cubre a la Virgen es       el mismo color verde-azul de Quetzatcóal.
La Virgen está pisando una luna negra en cuarto creciente, que simboliza       al Maligno. Este era uno de los ideogramas para representar a       Quetzalcoatl, con lo cual se está representando a una diosa más poderosa       que la Serpiente Emplumada.
La Virgen está delante del Sol, tapándolo con su cuerpo, lo que daba a       entender a aquellos aztecas que los seres humanos podían valer más que el       Sol, y por lo tanto el Sol no era un dios.
El que la Virgen se aparezca a un indio, a Juan Diego, se hace       fundamentalmente para dignificar a los indios, y procurando una unión       entre los criollos, los mestizos y los indios, que habían estado excluídos       por los españoles.
En cualquier caso hay que aclarar que no todos estaban de acuerdo con este
sincretismo religioso, pues el propio Arzobispo de México fray Juan de       Zumárraga, ante el que ocurrió supuestamente el milagro, pero que no lo       dice nunca en sus escritos ni en su catecismo, lo cual es significativo       bajo mi punto de vista, porque en los escritos contemporáneos nadie cita       nada sobre el suceso, dice explícitamente:
"Y no quiere el Redentor del mundo que se hagan milagros, porque no es       menester".
Todos sabemos la oposición que dentro del propio seno de la Iglesia se       hace a todo lo milagrero y sobrenatural por parte de algunos miembros de       élla, y otro ejemplo de lo que decimos, y en relación al mismo tema que       estamos comentando, tenemos las declaraciones de Fray Francisco de       Bustamante, provincial de la Orden de los Franciscanos, en el año de 1556,       dichas con enfado:
"La devoción de esta ciudad ha tomado en una ermita e casa de Nuestra       Señora que han intitulado de Guadalupe, es un gran perjuicio de los       naturales, porque les da a entender que hace milagros aquella imagen que       pintó el indio Marcos...".
Es interesante ésto, pues hace referencia clara al indio Marcos Cipac de       Aquino, a quien se atribuye el pintado de la citada y controvertida       imagen, contradiciendo a quienes afirman que no fué pintada por manos       humanas. En este punto yo ya me pierdo entre quienes son partidarios de       una postura o de la contraria.
Siguen siendo un misterio los ojos de la Virgen pintada en el manto del       supuesto Juan Diego, y digo supuesto porque nadie ha podido demostrar       hasta ahora que haya existido realmente.
En los ojos se ven, a tamaño microscópico, trece figuras. El Obispo, el       indio Juan Diego y los criados del Obispo, así como algún grupo de       diferentes rasgos étnicos, en ambos ojos, aunque en diferentes       proporciones, tal y como sucede en los ojos de un ser humano. ¿Quién y de
qué manera pudo pintar esas figuras?. ¿Empleando qué técnica?.¿Para        descubrir tal maravilla, aumentando los ojos 2.500 veces?.
Los detractores de las apariciones dicen que el manto está pintado       siguiendo las técnicas normales, (ya hemos hablado del supuesto autor,       Marcos Cipac de Aquino), pero el Premio Nobel de Química, Richard Kuln, afirma que no se ven pigmentos animales, vegetales ni animales, en un tiempo en que no existían las pinturas sintéticas. Y que no se ven trazos       de pincel, concluyendo que el manto no está pintado por seres humanos.
Para embrollar más las cosas se habla que, en aquel tiempo, lo que existía       era una imagen, una estatua, pero no un manto.
En fin. Como toda aparición mariana, ésta está, también, envuelta en la       polémica.
En cualquier caso, el misterio de las figuras microscópicas en sus ojos es       de por sí suficientemente inexplicable.
En cualquier caso, la leyenda o historia de la Virgen de Guadalupe es una       hermosa historia. A mi, al menos, me encanta.
En los análisis a la tela e imagen pintada de la Virgen de Guadalupe,       efectuados por la parte escéptica de la realidad de las apariciones y       opuesta a la canonización de Juan Diego, de quien no se ha podido       demostrar su existencia, se ve claramente la acción de la mano humana en       la elaboración de esa pintura.

ANALISIS DE LA IMAGEN PINTADA DE LA VIRGEN DE GUADALUPE:
Pintura efectuada en el Siglo XVI.
Material: Tela de Lino y cáñamo.
La tela fué preparada con brochazos de tinta blanca.
Es una pintura ejecutada al temple.

Colores utilizados:
Negro: Hollín adquirido del humo del ocote.
Blanco: Sulfato de calcio.
Azul: Oxido de cobre, (azurita).
Verde: Oxido de cobre, (malaquita).
Tierras: Oxidos de hierro, en diferentes tonalidades.
Rojos: Oxido de hierro rojo, bermellón, compuesto de azufre y mercurio,       carmín de cochinilla.

La tela ha sido repintada con la técnica de la acuarela en algunas zonas y       del temple en otras. Ha sido tensionada para evitar agrietamientos.
Tiene preparación previa y huellas de pincel.
Las imágenes de las pupilas son producto de la imaginación, pues se ha       empleado un aumento excesivo en el análisis dando formas y puntos que la       imaginación hace parecer personajes.
Estos son algunos de los resultados del análisis efectuado por el experto      en conservación y restauración de obras de arte D. José Sol Rosales, en el       año de 1982, a instancias del abad de la basílica.
El señor Sol Rosales niega que la pintura haya sido realizada por medios       milagrosos.

Del análisis efectuado por Garza-Valdés, se desprende que en el lienzo,       demasiado largo para ser la tilma del supuesto Juan Diego, pues mide 1,72       mts., se han pintado, en realidad, tres imágenes. La primera de éllas la       pintó Marcos Cipac de Aquino, que era un excelente pintor, a juzgar por       los comentarios que sobre su arte hacen los historiadores. Realizó la       pintura en el año de 1556, a instancias del Arzobispo Alonso de Montúfar. Esa imagen era una réplica de la imagen extremeña, y tenía un niño en brazos.
Era una Inmaculada Concepción.
Para evitar tener que pagar "derechos", de las limosnas recogidas, a la       clerecía extremeña, y que pusiera en peligro la independencia de la       basílica guadalupana del Nuevo Mundo, se pintó una segunda imagen, en el
siglo XVII, ésta con rasgos de india, después de una preparación con tinta       blanca. Esta Virgen, y la tercera o actual, se atribuye a Juan de Urrúe,       artista hijo de un español y una india. Su padre trabajaba en la catedral       de Sevilla como pintor y escultor, antes de emigrar a Nueva España.
Las alegorías de esta imagen son perfectamente compatibles con las       creencias de los indios.
Garza-Valdés es profesor e investigador de microbiología en la Universidad de San Antonio, Texas. Realizó unas excelentes investigaciones sobre la Sábana Santa de Turín.
Así pues, se llega a la conclusión de que la imagen de la Virgen de       Guadalupe no corresponde a un milagro, tal y como defiende oficialmente la Iglesia Católica, frente a muchos de sus propios clérigos que ven cómo una leyenda se ha ido transformando hasta ser considerada una realidad.

Las apariciones marianas no son privativas del catolicismo. En realidad ocurren entre los fieles de todas las religiones, variando tan sólo los nombres de las entidades que supuestamente se manifiestan a esos       fieles.
Entre los budistas, la señora que se aparece se llama Deva, mientras que       en la India recibe el nombre de Hidra. Los musulmanes denominan Jinas a       los ángeles de las apariciones.
Hay unos puntos en común: Estas entidades son celestiales, en el sentido       de que "vienen de lo alto", sea ese cielo lo que sea.
En principio, y considerando como reales estas manifestaciones, nos llama       la atención el hecho de que utilicen aparatos o artilugios para desplazarse, lo que nos hace pensar que se trata de entidades de naturaleza física, pues       una entidad que fuese espiritual, tal y como entendemos lo espiritual, no       necesitaría viajar en ningún vehículo.
Ya hemos hablado del "Aeroplano de nuestra Señora", en Fátima y de los       discos y globos que acompañaban a las apariciones. Y volvemos a ver estos
globos en las supuestas apariciones de Garabandal, en España,       concretamente el 18 de Junio de 1961, (San Sebastián de Garabandal, a 90       kms. de Santander).
Las cuatro niñas supuestamente videntes de estas apariciones, (primero de       un ángel y posteriormente de la Virgen), le preguntan a la dama       "celestial":
"Señora, ¿qué son esos globos que todas las noches vemos moverse en el       cielo?", a lo que la señora contesta:
"En esos globos he venido a encontraros" .
¿Entidades que se desplazan a bordo de esferas?. Curioso.
En Garabandal y en otros lugares, el proceso suele ser el mismo. Primero       se produce el avistamiento de un ángel o ángeles precursores, detrás de       los cuales se produce la aparición principal de la "señora de los cielos".
A las niñas de este caso se les comunica un mensaje común a todos los       avistamientos marianos: Un gran castigo se cierne sobre la Humanidad si       ésta no se arrepiente y cambia radicalmente su modo de ser y actuar.
Se les enseña a los videntes una visión que les horroriza: En Fátima el       Infierno, y en Garabandal algo que hace gritar terriblemente a las niñas.
Se busca siempre el mismo objetivo, por lo tanto, que es orientar a los       seres humanos en un camino más espiritual y alejado del "mundanal ruido".
El quid de la cuestión es poder determinar qué avistamientos son reales y       cuáles son un fraude orientado a conseguir objetivos muy diferentes, entre       los que suele estar el económico, pues a la sombra de muchas de estas       apariciones se ha gestado un gran negocio, en el que caen de buena fé los       creyentes en estos hechos.
En el caso de Garabandal, las autoridades eclesiásticas se niegan a       aceptar las apariciones como reales.
Para los investigadores del Fenómeno Ufológico en el que se encuadran       perfectamente estos hechos, sólo nos debe importar el hecho físico en sí,       considerando a las esferas, globos, discos y entidades tal y como las       consideramos en cualquier otro avistamiento que no tenga connotaciones       espirituales.
No es de nuestra incumbencia la espiritualidad de las apariciones en sí,       sino de las connotaciones ufológicas que posean. Establecer su realidad o       irrealidad.
¿Es, como dice  el investigador Salvador Freixedo, tan sólo un juego de       los dioses?. Sus declaraciones y su rebelión contra este tipo de cosas,       así como sus publicaciones poco ortodoxas le valieron la cárcel y       posterior expulsión de la Iglesia y del país.
No anda muy descaminado, (posiblemente haya dado en el clavo), Freixedo, cuando habla de juegos de los dioses, o cuando nos arenga a "defendernos de esos dioses".
Como ejemplo de lo que decimos tenemos un caso ocurrido en un pueblo       de Irlanda, un día lluvioso y desapacible, concretamente el 21 de Agosto de       1879. Se puede decir que todo el pueblo, excepto precisamente el párroco,       fué testigo de una insólita aparición, de un "milagro". Frente al portón       cerrado de la Iglesia, en levitación, pero muy cerca del suelo, se       advertían la figura de la Virgen y otras entidades "espirituales" .
La Virgen llevaba un manto blanco hasta los pies y una corona con cruces       resplandecientes, y sobre la frente una rosa.
Otra de las entidades vestía como un obispo, tocado con una mitra y       sosteniendo un libro abierto, pareciendo, por su actitud, que estaba dando       un discurso. Uno de los testigos dijo haber visto letras en ese libro.
Aunque se tratase de agarrarlos ésto era imposible, pues los seres       mostraban una incorporeidad manifiesta.
Pero a alguna distancia de allí, desde su casa, un granjero pudo observar       entre las nubes un artilugio volante, de naturaleza desconocida, algo que       parecía "un globo dorado" y que estaba proyectando un haz de luz       multicolor en la dirección donde se hallaban las figuras "celestiales" .
¿Era pues un holograma?. Parece que sí, pero inmediatamente se nos ocurre
la inevitable pregunta: ¿Quién proyectaba hologramas en 1879, cuando en la Tierra no existía esa tecnología?.
Así pues, como conclusión y para no repetirnos, podemos decir que las       apariciones marianas pueden ser, y seguramente son, exceptuando los casos
de alucinaciones, fraudes, etc., manipulaciones de "alguien" que se dedica       a "dirigir el rebaño" en el camino que a ese "alguien" le interesa.
Todo ésto parece cosas de locos.
    .
       

REFERENCIAS;
http://amer.humanist.net/jdiego.html#top
http://miarroba.com/foros/ver.php?foroid=336289&temaid=5020308
http://members.fortunecity.com/hface/archivos.html
Archivos GEIFO: Apariciones Marianas.


         
       



   

       
 
Publicidad
 
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=