Humanoides o hechos milagrosos

HUMANOIDES O HECHOS MILAGROSOS

Ángel Carretero Olmedo
acarreteroolmedo@gmail.com
 

Hace algún tiempo, con motivo de un trabajo publicado en esta revista, hablaba de la posibilidad de efectuar un estudio sobre humanoides en Andalucía y me preguntaba que tipo de fenómenos debía comprender ese hipotético estudio.

En el momento de escribir estas líneas sigo preguntándome lo mismo, aunque creo tener las ideas algo más claras que entonces. Se puede plantear desde dos puntos de vista totalmente distintos:

  1. Estudio de objetos con presencia de humanoides.

  2. Estudio de casos en los que sólo se detecta la presencia de seres, sin objetos a su alrededor.

En la primera de estas dos posibilidades no hay duda alguna, serian casos que entran de lleno en el terreno de la ufología; pero, si nos decantamos por la segunda, nos podemos encontrar estudiando fenómenos relacionados con la parasicología, la religión, las apariciones marianas e incluso el folklore, debiendo dejar en muchos casos la ufología de lado. Con lo que a la provincia de Cádiz respecta, tengo catalogados hasta cinco casos que se encontraría en la frontera de las dos posibilidades de estudio apuntadas anteriormente, todos ocurridos en localidades la antigua carretera nacional 340.

Hay dos investigadores que han relacionado tres de estos encuentros con infiltrados, implicando en la historia a una supuesta línea de autobuses extranjeros y a hoteles de la zona. Una forma algo complicada y rebuscada de mezclar la ufología con la economía del lugar, para mi gusto. ¿Y que hacer con determinados fenómenos de Sevilla y Huelva?. ¿Dónde debemos incluirlo en el estudio?.

Llegado a este punto, estimo que el primer paso a dar debe ser recopilar todos los casos andaluces donde se han informado de la presencia de humanoides. Efectuada la recopilación, debemos descartar los fenómenos tratados desde otras disciplinas, quedándonos sólo con los sucesos directamente relacionados con la ufología.

El segundo paso debe ser determinar el tiempo que debe abarcar ese estudio, sin que ello signifique dejar de lado encuentros que por su importancia, o repercusión, merezcan tener el honor de ser incluidos.

Creo que efectuada esta selección nos encontraremos con los suficientes elementos de juicio para determinar la viabilidad del estudio y el enfoque a dar. Actualmente no se esta llevando a cabo, es solo una posibilidad a tratar en un futuro, quizás no muy lejano. Mis actuales preferencias se centran en los objetos triangulares, encontrándose el trabajo muy avanzado, aunque aun necesita algo más de tiempo para que vea la luz.

Si no me equivoco, es la primera vez que utilizo en esta revista el termino “infiltrado”. Recuerdo haberlo utilizado otra vez, en un trabajo aun por publicar y que puede convertirse en un autentico dolor de cabeza para muchos, si alguna vez ve la luz del día.

Esta expresión me suena a palabra militar, y más relacionada con servicios de inteligencia que con otra cosa. Infiltrado: quien se interna en las líneas enemigas para espiar o efectuar labores de sabotaje. Quienes la utilizan, ¿saben el autentico significado de la expresión?. Personalmente pienso que no.

Cuando esos investigadores la citan, ¿se están refiriendo a seres que se encuentran entre nosotros para estudiarnos o espiarnos?. ¿Se dan cuenta que están dando por sentado que seres inteligentes de otros mundos se encuentran entre nosotros?.

La primera pregunta que deben contestar esos charlatanes está relacionada con la opinión que para ellos les merece la comunidad científica. Seguro que intentaran rebatirlos antes de darle la razón. Ya es hora de dejar de lado todo sensacionalismo y comenzar a ser totalmente objetivos y a utilizar herramientas de trabajo científicas si queremos que la ciencia se acerque a nosotros. ¿Se dan cuenta que determinados seres, habitantes de nuestro querido planeta tierra, se amparan en esos locos para enmascarar actividades de dudosa legalidad?.

Actualmente la raza humana sueña con realizar el viaje más largo jamás emprendido por el ser humano. La comunidad científica habla de visitar un planeta vecino al nuestro, Marte, para dentro de unos treinta años. Comenzaran a tomárselo en serio cuando resuelvan el principal problema para llevarlo a cabo: el transporte del agua necesaria para la supervivencia de los astronautas elegidos para semejante proeza. Según esos lunáticos, lejanos vecinos nuestros han resuelto este y otros problemas y ya se encuentran aquí.

Quienes suelen leer habitualmente mis trabajos están esperando poder encontrarse seguidamente con el relato de alguno de esos tres encuentros relacionados con infiltrados y apuntados anteriormente. Lamentándolo mucho, no es mi intención que vean la luz en este medio de expresión, se encuentran reservados para otro momento y lugar. Prometo que cuando llegue ese día sentaran cátedra.

Uno de los encuentros con supuestos seres más interesantes ocurrido en Andalucía fue tratado ya aquí, me refiero a un suceso de teletransportación o abducción ocurrido en noviembre de 1.986 en Alcalá de Guadaira (Sevilla). Nada nuevo se puede aportar sobre él, sigue estando en estudio y a la espera de dictamen psicológico.

Estamos ante fenómenos tan antiguo como lo puede ser la ufología misma. En el ámbito nacional se disponen de casos documentados de la década de los 40 y 50. Por ello, me permitiré traer hoy aquí algunos de esos casos antiguos, que tiene lugar en la otra punta de nuestro país, en Vigo en el año 1.945 y en Órense en 1.955.

Por encargo de su madre, un niño de corta edad llamado Julio F, fue a buscar agua a una fuente publica que había en la calle donde vivía, de la localidad de Vigo (Pontevedra), en el interior de un lavadero. Al entrar, ve en la parte de atrás a dos seres extrañamente vestidos, que hablaban entre sí. El que estaba situado más hacia el interior, señalaba con su mano derecha extendida. Tenia el pelo muy largo y una tímida barba, estando vestido con una túnica que a Julio le hizo recordar a “Jesucristo”. El otro ser estaba totalmente calvo, vestido con túnica, resaltándole más los ojos que al otro ser.

Julio escucha un murmullo que viene a decir “no importa, es un niño”. Aterrado, el testigo vuelve a su cada sin el agua, tardando algún tiempo en volver a la fuente debido a la impresión que le causó este encuentro.

Emigra a Argentina y años depuse le da una interpretación casi religiosa, por el parecido de uno de los seres con las imágenes populares de Jesús, y por ser en aquellas fechas la única referencia de explicación para sucesos de estas características.

Estamos ante algo ocurrido a un niño de corta edad, contado por el testigo muchos años después y a su regreso de Argentina. Julio, añade que no le marcó ni influenció en su vida. En su momento lo toma como algo de tipo religioso, opinión que sigue manteniendo cuando cuenta su historia.

El otro, el del año 1.955, ocurre a algunos kilómetros de Vigo, un 20 de octubre en la Sierra de Avión (Orense). Manuel González Vázquez, pastor que por esos días contaba con 45 años de edad, se encontraba en compañía de una vecina muy devota y de costumbres cristianas cuidando al ganado. Sienten un temblor, que dura unos minutos, para posteriormente ver a lo lejos una figura indefinida “como una pantalla” y forma humana. Segundos después ven a otra figura que se acercaba volando y por debajo de las nubes. Volaba a una altura de unos tres metros sobre el suelo y tenia aspecto de una chica de unos 18 años de edad y una estatura de un metro.

El encuentro duró una media hora, siendo interpretado por ambos testigos como una “aparición divina”.

Estamos ante sucesos de hace más de 55 años, imposibles de investigar hoy en día, pero que aportan datos muy interesantes. Me refiero a la interpretación dada por los testigos a sus vivencias: lo toman como algo de tipo religioso, a falta de una cultura que les pueda ayudar a dar otra explicación. Uno de ellos, sin saberlo, aporta un dato que quizás hoy en día puede ser comprobado. Habla de que el 20 de Octubre de 1.955, un instante antes de su vivencia, siente como un temblor en la Sierra de Avión que dura unos minutos. No creo que sea muy complicado comprobar si ese día se produjo algún terremoto en la zona.

Personalmente estimo que estos encuentros, de haber tenido lugar en Andalucía, no se deberían incluir en ese hipotético estudio. Entrarían más de lleno en aspectos religiosos de la España rural y profunda. De haber tenido en su momento repercusión, ambos podían haberse convertido en un segundo Fátima o en algún hecho milagroso, admitido o no por la Iglesia Católica.

 
Publicidad
 
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=